pagina de inicio ejemplo

La Iglesia Evangélica Apostólica del Nombre de Jesús es la organización religiosa no-católica más grande de Ecuador. Su inicio es a partir del año 1958, y siendo una obra misionera extranjera de la Iglesia Pentecostal Unida de Colombia, ahora cuenta con más de 700 congregaciones y una membresía aproximada de 115,000 miembros en Ecuador.  También está predicando el evangelio en 12 países, bajo la coordinación del pastor director de misiones extranjeras en Ecuador.

Los países a los cuales la misión ecuatoriana ha llegado son: Perú, Chile, Uruguay, Venezuela, San Salvador, España, Italia, Suiza, Costa Rica, Alemania. Dos países más están en la visión de obra extranjera como son: Israel y Brasill etc.

La actividad Evangelística y Misionera de la Iglesia tiene su sustento y apoyo en las sagradas escrituras inspiradas por el mismo Dios. La misma que se ha constituido en un instrumento orientador y de referencia para todo el quehacer de amor al prójimo.

En esta línea, la Iglesia Evangélica Apostólica del nombre de Jesús, se ha enmarcado en los siguientes principios rectores para elaborar sus planes de acción:

Art. 1

Por cuanto la voluntad de Dios es sacar del mundo un pueblo salvo para la gloria de su nombre, pueblo que constituye la Iglesia de Jesucristo, la cual debe estar edificada sobre el fundamento de los Apóstoles y profetas siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, Ef 2:20

En base a una permanente comunión entre miembros de la iglesia, impartir consejos y ser instruidos en la palabra de Dios para la obra del ministerio, y para el ejercicio de los oficios espirituales previstos en la Santa Biblia.

Esta comunión establecida por Dios es sostenida por el Espíritu Santo. Y El es el que ha dado a su Iglesia, Apóstoles, Profetas, Evangelistas Pastores y Maestros. Ef. 4:11,

Art. 2

Declaramos y nos esforzamos por guardar la unidad del Espíritu en el versículo de la paz; un cuerpo y un espíritu como fuiste también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una Fe, un Bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos y por todos y en todos, Ef. 4:3-6

Art. 3

 La Iglesia tendrá los siguientes propósitos:

1. Establecer la obra sobre una base eficiente en enseñanza, conducta y métodos bíblicos.

2. Incrementar la confraternidad y comunión de los que profesan la misma fe, y atraer a los de fe semejante.

3. Promover una mayor evangelización del mundo, procurar incrementarla en territorios no evangelizados y cuidar las congregaciones ya existentes; enseñando y predicando la Sana Doctrina, siguiendo las prácticas de la Iglesia del Señor establecidas en el libro de los Hechos de los Apóstoles.

4. Apoyar económicamente dentro de sus posibilidades a personas o entidades, en programas sociales, filantrópicos, educativos, de salud o caritativos en la medida que estos propendan para alcanzar los fines expresados en los estatutos.

[/toggle]

Historia

En la década de los cincuenta la hermana República de Colombia sufrió una grave crisis conflictiva interna, por tal situación una gran cifra de habitantes se esparcieron; muchos de ellos encontraron refugio en Ecuador, algunos eran creyentes de la IGLESIA PENTECOSTAL UNIDA DE COLOMBIA y estos traían en sus corazones la semilla del Evangelio del Nombre de Jesús. Dios permitió la dispersión de los hermanos, con el propósito de que en la República del Ecuador también sea anunciada las buenas nuevas de salvación.

En el año de 1953 surgió esta historia por la llegada de un santo varón proveniente  de Cali, y se radicó con su familia en un lugar ubicado cerca de Santo Domingo de los Colorados, era el hermano Crispiniano Arredondo; de profesión artesano que se consagró como el primer mensajero de la verdad de Dios en el Ecuador; en sus horas libres con denuedo predicaba la palabra de Dios, y varias personas creyeron en Jesucristo.

Además, posteriormente en el año de 1957, el hno. Joaquín Jaramillo oriundo de Colombia, pertenecía a la misma hermandad, vivía con su familia en otro sector de Santo Domingo; también él proclamaba la misma doctrina y varias personas aceptaron a Jesucristo. Más adelante estos dos servidores de Dios se encontraron y se unieron en la proclamación del Evangelio y el Nombre Glorioso de nuestro Señor Jesucristo.

Los primeros cultos se realizaron en el año de 1958, aquello se hizo popular y por medio de una carta la noticia fue enviada a Colombia al Misionero Canadiense William Drost, el mismo que viajó a Santo Domingo en compañía del Pastor Noel Ospina y en el río Suma jurisdicción de El Carmen, solemnizó el primer bautismo en agua en el Nombre de Jesús para perdón de los pecados a las hermanas: Lindelia y Ofelia Arredondo.

En el año de 1959 el Misionero William Drost realizó el segundo viaje al Ecuador, bautizó a 30 creyentes en agua en el Nombre de Jesús de entre mu